martes, 25 de enero de 2011

Prueba de esfuerzo satisfactoria


Llevaba bastante tiempo dándole vueltas a esto de hacerme una prueba de esfuerzo y tras la desgracia sucedida en la última Behobia decidí buscar información de dónde se realizaban en Logroño para hacérmela cuanto antes. Tras preparar los papeles y pagar lo correspondiente quedé con el doctor para esta tarde.

Lo que principalmente me interesaba era saber si tenía algún problema cardíaco. La prueba de esfuerzo era "regulín"; sin test de lactatos y sin análisis del consumo de oxígeno. Lo primero me lo haré en la próxima prueba (el próximo año) y lo segundo es más complicado porque tendría que ir a otra ciudad y pagar la pasta que cuesta. De todos modos lo que quería oir era la frase "Puede realizar cualquier tipo de ejercicio físico" y así ha sido por lo que me he ido contento. Además el doctor me ha dado pautas a seguir para mis próximos entrenamientos.
De este modo ya estoy tranquilo y puedo comenzar la próxima semana el plan para el MAPOMA. ¡A por ello!

P.D. El electroestimulador ha fallecido con 1 día de vida. Parece que el prolema es de la batería recargable; ya me parecía esto demasiado bonito para ser verdad. Veremos si me lo cambian.

7 comentarios:

Triatlòn Nazareno dijo...

muy bueno eso de hacer una prueba de esfuerzo , te dá tranquilidad,suerte con el electroestimulador
saludoss

victor dijo...

Importante saber que todo está bien, te da tranquilidad para seguir dandole marcha a la máquina

Gonzalo Quintana dijo...

Importante esa prueba. A por Mapoma.
Me interesa el tema de los electroestimuladores donde tengo poca experiencia. Podrías escribir algo sobre ello.

Tovarich Javo dijo...

Pues a darle caña al plan MAPOMA. Ya nada puede detenerte. Vaya Electroestimulador que te han regalado! No ha durado ni un asalto...

Un abrazo!

Manuel Robaina dijo...

Yo lo tengo pendiente y debo hacerlo ya. ¿El principal problema? Que no sé correr en cinta.

Miguel Mij-Mij dijo...

Te devuelvo la visita, veo que haces bien las cosas, la prueba de esfuerzo es muy impotante, además me alegra conocer de alguien que tuvo fascitis y salió de ella, a mi ya me trae frito.

Estrella dijo...

Para mí las pruebas de esfuerzo son obligatorias, sobre todo para la tranquilidad nuestra y de los que nos rodean que siempre que hay una desgracia es lo primero que te dicen cuando te ven, yo cada dos años me hago una prueba de esfuerzo y es uno de los dineros mejor invertidos.

Un saludo y seguir desgastando el asfalto de Logroño.