miércoles, 23 de febrero de 2011

Eolo y sus caprichos



Ayer me tocaba una salida con ritmos controlados pero la cosa se puso fea debido al viento. Como voy por un camino bastante limpio y sin casas hasta llegar a una zona boscosa pues me tocó sufrir de lo lindo. La ida fue horrosa, parecía que no avanzaba; yo pensaba... "menos mal, a la vuelta me tocará ir cómodo" pero ni de coña ya que cambió el viento y me tocó ir de lado a lado por culpa del viento racheado; cualquiera que me viera diría que iba borracho.
Al final logré hacer 15 kilómetros a 4:49 con un tiempo de 1 hora y 14 minutos, lo que no estuvo mal teniendo en cuenta las circunstancias.

6 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Recuerda que correr en condiciones desfavorables te fortalece y tiene una gran ventaja: el día que hay condiciones favorable vuelas.

Miguel Mij-Mij dijo...

Odio correr con viento, sobre todo después de la Maratón de Lisboa, pero tú has cumplido.

Tovarich Javo dijo...

Cuando el viente es siempre igual se puede correr más o menos, pero cuando son rachas que cambian sin ton ni son se hace muy difícil y, como bien has dicho tú, parecemos borrachos yendo de lado a lado.

Un abrazo!

Maier dijo...

El viento es el peor enemigo del corredor, cuando lo tienes a favor casi no lo notas... pero hay amigo cuando esta de cara.. menuda put..
pero dentro de la climatoogia te a salido un buen entreno.Animo Raul

Manuel Robaina dijo...

El viento es una tortura, es complicado regular el esfuerzo y siempre vas incómodo.

De todos modos muy buen ritmo.

Bel_ga_rion dijo...

Nada mal no, muy bien, prefiero mil veces la lluvia al viento.